Al masticar realizamos una fuerza de unos 40 kilos. Los dientes sólo deben contactar cuando masticamos. Mientras hablamos, paseamos, trabajamos, dormimos… nuestros dientes nunca están en contacto, o no deben estarlo.

El bruxismo consiste en hacer un frotamiento o apretamiento de los dientes del maxilar inferior frente a los del maxilar superior, de forma involuntaria, especialmente mientras dormimos. Es un hábito nocivo y muy perjudicial, que realizamos una gran parte de la población.

Algunas de sus consecuencias son:

–      Desgaste de los dientes,  pudiendo llegar con el tiempo incluso a exponer los nervios.

–      Pérdida del hueso que rodea los dientes, y movilidad de los mismos.

–      Dolor y bloqueo de la articulación de la mandíbula con el cráneo.

–      Dolores y contracturas de los músculos de la masticación y de las cervicales. Dolores de cabeza.

–      Aumento de la sensibilidad dentaria.brusxusmo texto

El tratamiento es una férula de descarga, que evita dicho frotamiento y deterioro.

Las férulas tienen un diseño muy concreto y es necesario que estén muy bien ajustadas.

Cuando a un paciente, consciente o no del problema, le diagnosticamos el hábito y le fabricamos una férula adecuada, en poco tiempo se habitúa de tal forma, y es tal el beneficio que percibe, que no quiere dormir sin ella.

Actualmente se está empezando a usar la infiltración de toxina botulínica, botox, en los músculos maseteros, para disminuir la actividad de estos y por lo tanto, el bruxismo.